divagaciones, escriticos, Uncategorized

Tengo frío en los pies

No entiendo el porqué de mi desazón de hoy. ¿Será el clima? ¿La nubecita impertinente sobre mi edificio? ¿El aguacero que amenaza con inundar los poritos de mi piel?

Pero qué pesado estás. Qué sombrío. Cuando el vendaval se desgaje sobre mi meseta feliz y los niños lloren, como los perritos al trueno, me mirarás a los ojazos esmeralda y me dirás: ¡hola, escuincle, deja de pensar que tus ojos son verdes porque de verdad son cafés! Con manchitas amarillas. Por las mañanas. Por las noches se ponen de color gris, como el cielo vespertino de mi bonita ciudad. Cuando las calles se tiñan de nieve, pero nieve criolla, granizo sucio sobre el pavimento rebosante de hollín, y los carros se estrellen unos contra otros sin querer queriendo, como carritos chocones en Salitre Mágico, me elevarás sobre tus hombros y me mandarás a volar, diciendo: ¡adiós, alfeñique, abre tus alas y trasciende la estratósfera porque te lo mereces! Y lo haré. Y me perderé entre firmamentos de mentira. Y pensaré en ti.

Anuncios
divagaciones, escriticos, Uncategorized

Moisés remilgón

Le informo a la audiencia que, simbólica y empecinadamente, mantengo el número del mes en romanos traidores a pesar de las burlas o posibles tildamientos de esnobismo universal. Tildamientos porque tenemos que sustantivar todo verbo cuanto se nos antoje, ¿y quién más sino dios el que nos encomendó sus 10 tildamientos? No seas blasfemo, pollito. Estoy por firmar una carta, o quizás un chequecito (porque soy todo un Mayor), y encuentro que se me confunde el día con el mes: ¿tú escribes el día de primero, o lo escribes al revés? No te compliques y emúlame, pecador, porque de algo tengo que vivir.

Por allá en la punta de la montaña vive doña Esperanza Jesusa de Ortiz, comiendo perdices y siendo feliz. Su mansión tiene cuatro paredes: en la que apunta al norte (le da la cara, osea la del sur) puso con esmero el Cristo de la pared, como para enorgullecer a sus papitos; la que saluda al solecito matutino se precia de tener empotrada la puerta y de pintarse de oro cuando canta el gallo; la que mira la civilización de occidente carga el gravamen de un espejo, en el que se emperifolla todas las mañana antes de salir a ordeñar, y la del norte, la más remilgona, la más “shick”: no tiene nada.

divagaciones, escriticos, Uncategorized

Mañana nutritiva

De melancolías y nostalgias se nutre la mañana: zarrapastrosa, quejumbrosa y escabrosa.
Preguntarás por qué tantas osas veleidosas y responderé que son hermosas las morosas pretenciosas, pero temo por mi integridad física y mental porque mi respuesta no te podrá satisfacer. Y deja las rimas de lado, filisteo, hoy no estás como para componer(te) canciones y odas de amor.

En la suela del zapato derecho hay una manchita de color carmín. Pintalabios  aunque yo le digo colorete-, quizás, pero a mí y a todos nos suena y nos parece que puede ser sangre. No le vayan a decir a mamá Beatriz porque nos castiga. El zapato derecho parece de Joaquín, pero este niega y refunfuña que sea de él, además, tiene puestos unos tenis de colores desde esta mañana y no creo que se los haya cambiado. Dejamos el zapato en el centro del cuarto y nos sentamos alrededor, sobre el piso; cada uno va a intentar explicar cómo el zapato llegó aquí y a qué se debe la manchita color carmín. Empieza Joaquín, porque todos pensamos que es el principal sospechoso, y dice que el zapato lo trajo el espíritu de doña Cecilia desde el más allá y que la manchita es sangre de algún niño que se portó mal cuando doña Cecilia vivía en la casa. Le preguntamos entonces qué cree él que pasó con el niño, cómo se portó mal y cuál fue su castigo, y se queda pensativo pensando la respuesta: no le tenemos paciencia y pasamos a otro por otra explicación. Le toca a Juana, porque preciso está sentada a la derecha de Joaquín, y nos cuenta con voz silenciosa que el zapato perteneció al tatarabuelo del dueño de la casa y que la manchita es sangre de las víctimas de este, porque era un asesino muy malo. La escuchamos, atentamente, pero a ninguno le suena creíble la historia porque el zapato es muy moderno para ser del tatarabuelo de alguien; caemos todos en cuenta de esto y le decimos a Joaquín que tampoco podría ser de algún niño de la época de doña Cecilia porque ella es vieja, muy vieja.
3.VI.2018, 6:32 p.m.

Uncategorized

Por ti

Por ti me aguanto la película entera. Aunque me aburra, o sea burro, y/o me exaspere y me ponga a mariquear con las batutas de las manitas sobre los bombos inmarcesibles de la almohada. Cual rock’n roll star. Mentiras, solo rock en español. Por ti dejo la última cucharada del postre. Aunque me estalle de ganas, o de orgullo, y/o me retuerza entre decisiones y termine pegándole un lengüetazo de la piedra. Cual niño malcriado. Mentiras, niño consentido. Por ti me conformo con una sola cobija. Aunque me congele, o me incendie de frío, y/o pavimente mis poros con piel de gallina. Cual imberbe en invierno. Mentiras, cual provinciano en Bogotá.

Uncategorized

Día 2, o de continuaciones y legados

Día 2, o de continuaciones y legados

Escribí en algún cuadernito, alguna vez, que a partir de ese momento no iba a pasar día sin que hiciera los honores debidos y me fuera a desternillar enterito hasta vaciarme de municiones literarias -estrafalarias-. Cual escopeta de palabras. Cual revólver de acápites acaramelados de miel. Cual fusil de locuciones de amor.

Conspicuamente y sin que tengas que inferirlo de a mucho, llevo incumpliendo la consignación de los mil demonios por años (mentiroso, máximo tres). Hoy me tomo la bondadosa tarea de cumplirle a mi yo pasado. Hoy me tomé la maldadosa tarea de matar un pedacito de mí; lo cogí del pescuezo, le acaricié la mejilla y le dije: ¡oye tú, entrometido, debiste haberte ido hace rato a volar pero no, ahora tuve que matarte! Y me miró asustado como 10 segundos seguidos. Y le devolví la mirada, impasible. Y entonces hizo un ademán de “me tiene sin cuidado lo que hagas”. Pero no le tuvo sin cuidado al occiso, porque murió.

Las redundancias tautológicas deberían aceptarse sin ignominia ni oprobio. Si yo quiero destacar lo enfatizable, ¿quién eres tú, Creador, para ordenarme quedarme calladito y no decir nada? Demiurgos de pacotilla no me dejan ser y por eso es mi deber desvelarme, todito, y en prosa mis divagaciones roer. Y cuánto a que no sabías que roer en inglés se dice to gnaw. Estoy que me gnaw. Estoy gnawing las circunvoluciones que revolotean desde mi celebro con los dientes de mis dedos jocosos color de hiel. Jajajaja, los dientes están hechos del mismo material que las uñas, cuánto a que no sabías eso tampoco. Apostemos.

WordPress y su dictadura imprimen arbitrariamente separaciones inconfesables entre (mis) oraciones. Yo quiero llegar aquí y regarme en tertulias sin censura, pero llegas tú, nuevo amo, el de la W., Wilson, o Williams -para no decir que no vemos deportes de caché- y me obligas a separar mis frasecitas inocentes, unas de las otras. Para eso adoquíname un muro de papel en los pulmones. Intercepta mis conexiones nerviosas con tus bits antropófagos. Inunda mis ventrículos de numeritos, 1s, 0s, los hunos y los sin-ceros. Así y solo así lograrás tu cometido de exiliar esto que fluye por pastizales impolutos de inspiración, basura y amor.

No más divagaciones por hoy.

Uncategorized

Abuela

-Abuela, ábrame la puerta que no sé usted dónde deja la llave.

Este chino pecueco me va a dar es un infarto, donde siga importunándome con sus pequeñeces de escuincle lo dejo afuera toda la noche. Mentiras, un par de horitas porque qué pecaíto luego se me enferma.

-Abuela, cánteme un ratico que estoy aburrido.

Este chilindrín me enerva con sus peticiones, pero lo que no le digo es que me hincho de orgullo cada vez que agarro mi compañerita de madera y tripa y lo entretengo, así sea un ratico. Encomendaré boleros al señor, porque sin boleros no hay corazón que aguante toda una vida.

-Abuela, prepáreme un postre de ciruelas que me retumba la panza.

Este nietecito lindo se me va a poner como un globo, y aunque ya suficientes gorditos hay en el mundo no puedo por la buena voluntad de Dios dejar de cebarlo como a un cerdito en Navidad. Lo que no sabe es que el susodicho postre es una pócima de juventud y buenas migas, porque sin una ayudita nutricional esta manzanita se me va a podrir.

-Abuela, déjeme en paz ahorita que ni que fuera su único nieto.

Este pelaíto irrespetuoso me va es a matar de pena moral, cuando él sabe que esos chistecitos no le hacen bien ni al de abajo ni a su servidora. Esta nochecita lo dejo afuera y apago la luz y me olvido de arrullarlo y escatimo par canciones y cocino para mí solita un pastel de cerezas y ciruelas y todos los frutos rojos habidos y por haber con cuatro extra cucharadas de azúcar, porque hay quien dice que un nieto malcriado por la abuela se queda con ella hasta que muera.

29.III.2018

Uncategorized

Entradas, gripe y enfermedad

Hoy detoné sobre mis amígdalas purulentas y edematosas un arcabuz de azitromicina, en contra, pontifico y reitero, de mi voluntad: libre albedrío tendrán las hormigas. -Inscribir cada entrada del diario con un “hoy” se siente, milagrosamente, revitalizador: sigue así y te convertirás en una persona de hábitos diurnos y rutinas emprendedoras-.

Al que madruga Dios le ayuda, o eso dice dios, o eso nos inculcan para tenernos adormilados y con la babita escurrida todo el día.

Volviendo al antibiótico destructor, vil arrasador de colonias pacíficas de bacterias con alma, pura, incorruptible: me abrieron el gaznate cual pato y con un embudo de esos de plástico comprados en todo a mil me insuflaron la garganta a punta de agua -de mi botella personal para no ir a contaminar a la familia, tan considerados- rebosante de pepitas malditas: vitaminas, oligoelementos y minerales, acompañados de bombas en racimos nada más y nada menos que para mis hospederos. Porque según los patólogos, nosotros no somos más que huéspedes en un cuerpo cuya celularidad se ve sobrepasada en magnitudes de los miles por microorganismos benditos, verdaderos dioses en la concepción del mundo.

Sigo con gripa, vida berraca, a ver si por fin me curo. Juajua.